//¿Qué provoca problemas de dorso? (parte 2)

¿Qué provoca problemas de dorso? (parte 2)

Durante el entrenamiento, el caballo debe ser capaz de activar la musculatura estabilizadora para contrarrestar las fuerzas gravitacionales y de inercia, provocadas por el movimiento de propulsión de las extremidades. Y, como ocurre con el ser humano, la musculatura epiaxial es muy similar entre hombres y équidos, por lo que las patologías asociadas problemas en esta zona también son similares y llegan a aparecer distintas enfermedades, como la pérdida en el control neuromotor de la zona, espasmos musculares y tensión en la palpación

Otras causas que podrían estar implicadas en la atrofia de esta musculatura estabilizadora son desórdenes musculares generalizados o primarios en estos músculos o en las estructuras óseas vertebrales; un reflejo inhibitorio en las motoneuronas que incide en los nervios del animal, también puede ser otra fuente de las causas. Sin embargo, parece lógico pensar que la atrofia sufrida en la musculatura estabilizadora profunda en el área, o en las inmediaciones de la patología del raquis, se asocia a la inestabilidad vertebral, aunque el problema implica tanto el dolor que percibe al inicio y las lesiones que se provocan a partir de este dolor.

Por tanto, si vemos la similitud entre las causas y el padecimiento que tienen humanos y équidos, se puede decir que la funcionalidad de la musculatura estabilizadora profunda del raquis puede ser afectada tras un problema de dolor o lesión en el dorso, por ello se están proponiendo nuevas formas de rehabilitación orientadas a la recuperación del modelo neuromotor correcto del raquis.

Parte 1… AQUÍ